La iluminación LED apuesta por el ahorro de energía

on mayo 22 | in Lo último | by | with No Comments

La iluminación LED es una de las medidas mas eficientes energéticamente hablando, ¿por qué? porque  consume muy poco y dura mucho. Comparadas con otro tipo de bombillas, los LEDs son mucho más eficientes, una bombilla LED de tan solo 4 W tiene una vida útil dee 30.000 h y un consumo de 0.004 kW/h. Son más caras que una bombilla tradicional, pero su compra merece mucho la pena.

¿Qué ventajas tiene usar iluminación LED?

Eficiencia energética: El 98% de la energía que consume una bombilla LED se transforma en luz. En la iluminación tradicional se desperdicia gran parte de la electricidad utilizada en forma de calor. Por lo que la iluminación LED tiene una eficiencia del 90% cuando se compara con otro método de iluminación.

Precio: aunque son más caras que una bombilla incandescente tradicional, son más eficientes y son más económicas que un halógeno. Puedes conseguir un ahorro de 11 € al año por cada halógeno sustituido.

Potencia: tienen una potencia suficiente como para iluminar un hogar, pues hay lámparas LED de 5W que alcanzan, sin problema, el rendimiento de una bombilla de 50W convencional. Además estas luminarias se pueden enroscar tanto en los puntos de luz de las bombillas incandescentes como en los de las halógenas

Larga vida: los LEDs nunca mueren, si no que van generando menos luz, hasta que llega un momento que emiten una luz que ya no nos es válida.  Su vida útil está entre 50.000 y 100.000 horas, que es 4 veces más que un sistema de iluminación fluorescente y 10 veces más que una bombilla convencional.

Fuertes: los LEDs no contienen cristal, ni filamentos, por lo que no se pueden romper al manipularlos y pueden aguantar sin problema cambios bruscos de temperatura. Además pueden usarse para permanecer encendidas durante mucho tiempo o para encenderse y apagarse en repetidas ocasiones. Ni su rendimiento ni su vida útil se ven afectadas.

Los LEDs no necesitan tiempo para calentarse y alcanzar el 100% de su rendimiento lumínico. Desde el momento en que se encienden,  funcionan a su rendimiento óptimo.

Cromáticas: El color de un LED puede ser “blanco cálido” (temperatura de color 3.000 a 4.000 °K) y “blanco frío” (temperatura de color 5.000 a 8.000 °K), además de los colores variados: rojo, verde, anaranjado y azul. Esta ventaja nos da la posibilidad de que no sólo las utilicemos para alumbrar sino para decorar con una iluminación ambiental.

No obstante si es cierto que los LEDs emiten una luz más fria que la que pueden emitir lámparas incandescentes.

Bajo voltaje: Al operar bajo voltaje reducido, cualquier instalación es más segura de montar, operar y reparar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

« »

Scroll to top